lunes, 19 de noviembre de 2012

Lord Henry Wotton, de El retrato de Dorian Gray


Aunque no se menciona mucho, es muy probable que Lord Henry Wotton (Harry), el personaje más interesante de El retrato de Dorian Gray, sea el álter ego de Oscar Wilde. Sin duda lo usó para impregnar la novela de su filosofía; es notable que todas las frases extraordinarias que están regadas en la novela sean únicamente pronunciadas por Harry, y no puede uno dejar de imaginar, al conocer algunos datos biográficos de Wilde, que ésas eran sus frases, las que él comúnmente podía pronunciar en una conversación.
Harry es un hedonista convencido y dueño de su propia, original e inmoral filosofía. Critica con dureza cualquier forma de hipocresía y fomenta la satisfacción de los deseos de placer por encima de cualquier cosa. Es perezoso, acostumbra levantarse tarde y tiene por reto no quedarse nunca con las ganas de nada. No se identifica con causas filantrópicas ni se conmueve por las desgracias de los desprotegidos, incluso ha hallado la manera de alejar de su mente el dolor y la amargura producidos por cualquier incidente, por pequeño o grande que sea.
Es el hijo de un noble, al parecer de un duque, y alguna fortuna heredada de su familia más la dote de su esposa deben de darle la solvencia económica para llevar una vida libre de preocupaciones. Es muy amigo del pintor Basil Hallward, aunque lo considera ingenuo y un poco tonto, sin capacidad para mantener una conversación interesante. Es en casa de Basil donde conoce a Dorian, un joven increíblemente bello, ingenuo y virtuoso. Se propone corromperlo e inicia la labor el mismo día de su primer encuentro.
Harry le dice a Dorian que lo más importante que posee es su juventud y su belleza, y que lo comprenderá cuando las haya perdido. Dorian se impacta enormemente por esas palabras y da inicio a su rápido proceso de degradación moral. Al poco tiempo Dorian es una copia exacta de Harry, con el propósito de satisfacer sus deseos de placer como única preocupación.
 Dorian se aparte de Basil, pero nunca de Harry. Su manera de hablar y las frases groseras e irreverentes que pronuncia delante de la nobleza lo hacen a los ojos de Dorian encantador y se mantiene ligado a él por muchos años.
Al final de la novela a Harry le ha ocurrido lo que había temido durante toda su vida:  ha envejecido, y se sorprende mucho al ver que siendo apenas diez años mayor que Dorian nada le ha pasado a éste en su aspecto físico. También se divorcia, como consecuencia de una infidelidad de su mujer, pero no le presta a ambos hechos la menor importancia. Incluso se los cuenta a Dorian con su tradicional sarcasmo.


Harry es mi personaje favorito de la novela. Es un tipo verdaderamente ingenioso y encantador. Cada que aparece, uno como lector espera ansioso a que pronuncie una de sus venenosas frases que tanto han trascendido y que también tantos problemas le dieron a Wilde cuando publicó la novela en 1890.
Lejos de que sea cuestionable incluso en nuestros inmorales tiempos la filosofía de Harry, es un personaje perfectamente bien concebido, no le sobra ni le falta nada, e incluso me atrevería a asegurar que es el propio Wilde metido en su novela con un disfraz.

3 comentarios:

  1. Estoy acabándome el libro y harry, sin duda, es el personaje más destacable por excelencia. Sus famosas frases no tienen desperdicio, la verdad.

    ResponderEliminar
  2. Lord Henry es uno de los personajes mas espectaculares! Lo malo es que yo opino que por su influencia,Dorian Gray se convirtió en lo que es ahora

    ResponderEliminar